Las mujeres somos parte fundamental de la economía y del desarrollo sostenible a nivel mundial. Nuestro papel en el mercado laboral se ha incrementado considerablemente en los últimos años. Hay mucho talento, gran diversidad de intereses, de actividades, pero sobre todo un rasgo distintivo, tenemos fe en nosotras mismas para alcanzar el éxito y nuestros sueños. 

Actualmente hay mujeres agricultoras, directoras de empresas, ejecutivas de alto nivel, científicas, ingenieras, doctoras, etc. A través de los años, se han dado grandes cambios culturales, sociales y tecnológicos, lo que ha permitido su acceso a actividades y trabajos en los que antiguamente era prácticamente imposible considerarlas.


Pero siguen existiendo grandes obstáculos en su entorno, lo que provoca que aún se vean afectadas de forma desproporcionada por la pobreza, la falta de derechos sobre la tierra y la herencia, y por la discriminación y explotación en el mercado laboral.


Sin embargo, tenemos la fortaleza y el carácter para continuar día a día, y eso es lo que nos distingue, de las personas que se dan por vencidas con el primer obstáculo que se encuentran en su camino.

Es prioritario conocer y aplicar las herramientas que requerimos para lograr nuestros objetivos, contar con el apoyo de programas tanto públicos como privados y hasta políticos que nos respalden, tener la seguridad de desencadenar el poder que la mujer tiene para consolidar sociedades seguras y crear el crecimiento sostenido, y no querer lograrlo sólo por el hecho de ser mujeres, sino por estar preparadas, ser decididas y demostrar de lo que somos capaces.


La importancia de la capacitación continua es vital por su pertinencia (qué se enseña), oportunidad (cuándo se enseña) y eficacia (cómo se enseña). Los sistemas de aprendizaje de una empresa tienen que estar integrados con el negocio: aprender es trabajar, y como empresarias tenemos que jugar 3 roles simultáneamente:

  • Aprender
  • Trabajar
  • Enseñar

Está claro que hay muchos tipos de empresarias pero queremos pertenecer al grupo de las empresarias de éxito. 


Para cada una de nosotras la palabra éxito tiene un matiz diferente, pero aunque tenga distintos significados todas deseamos conseguirlo.

 

Debemos tener la fuerza como líderes para hacer que las cosas sucedan y que se construyen grandes negocios.

 

Lograr un enriquecimiento como personas no sólo es por la remuneración económica que se recibe, sino por el aprendizaje que día a día llega a nosotras y la satisfacción de poder compartirlo, de alcanzar las metas que cumplan con las necesidades de crecimiento, realización, competencia y actualización. El trabajo que cada una tiene asignado es de gran responsabilidad consigo misma y con los demás.  



*Consultora Empresarial y Ambiental

Compartir

Comentarios

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

CONTACTO: 

 

Tel: 477.168.58.97

       477.235.56.45

Pintura en aerosol

Impermeabilizante Acriterm ACUAFLEX, el mejor del mercado